Carmen de Viboral ¡momento inolvidable!

El Carmen de Viboral ha recorrido un largo camino para que su vajilla sea reconocida como patrimonio de la nación.

Luego de dos años de imaginar los pozos y platos producidos en ese municipio oriental en escenarios aún más amplios, la tarde de este jueves las Carmelitas finalmente recibieron la noticia de que sus cerámicas fueron declaradas por el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural de Colombia como Patrimonio Inmaterial de la Nación.

El reconocimiento se dio gracias al trabajo realizado por un grupo de investigadores liderado por David Londoño, profesor de la Universidad Católica de Oriente (UCO), en el que durante 4 años habían estado gestionando los trámites y condiciones necesarias para obtener el reconocimiento.

El grupo también estuvo integrado por Olimpia Pavón, representante legal de la Asociación de Artesanos Productores de Loza; Sara García, investigadora privada; y Julián Montoya, representante de varias fábricas de cerámica del municipio.

“Empezamos a preguntarnos sobre la producción del municipio. Encontramos muchas cosas: hay un reconocimiento de origen que protege la cerámica de El Carmen para que no cualquiera pueda decir que se hizo aquí y que las pinturas -flores y decoraciones de cada pieza- tengan una riqueza creativa exuberante y única en el mundo. “Dijo Londoño.

Con estas certezas, el equipo presentó un proyecto a la UCO y siguió avanzando en cada revisión técnica hasta el día de hoy. “Es una muy buena noticia para un municipio que tiene más de 120 años de tradición cerámica. Es llegar una tarea muy grande para apropiarnos y proyectarnos como patrimonio nacional ”, dijo Yeison Castro, director del Instituto de Cultura del municipio.

Con esto coincide John Fredy Quintero, alcalde del municipio, cuando dice que “la noticia nos llena a todos de sentimientos encontrados, es un reconocimiento a los alfareros y artesanos que han sostenido la tradición durante años, pero también hay una muy gran responsabilidad administrativa y económica de construir ese plan especial que salvaguarda la tradición ”.

Precisamente eso es lo que sueña David: “una guía donde plasmemos todo lo que saben los artesanos para que ese conocimiento se refleje en algún lugar y podamos estar seguros de que no se perderá

“Ahora nos esperan cosas aún más grandes, esto es solo una puerta que se abre a todo lo que nuestra cerámica puede lograr”, dice Castro. “Y ese es nuestro próximo objetivo, que sea declarado patrimonio inmaterial de la humanidad. Como reconocimiento a ellos, a los alfareros y alfareros carmelitas ”, concluyó Londoño.